Tamron SP AF 70-300mm F/4-5.6 Di VC USD

4

Tamron SP AF 70-300mm f/4-5.6 Di VC USD

Nuestra valoración
Nota: 4 / 5
Ventajas
  • Buen equilibrio entre precio y prestaciones.
  • Interesante rango de zoom.
  • Estabilizador de imagen.
  • Construcción robusta.
Desventajas
  • Sin botón de bloqueo de zoom.

Review

1. Introducción

El objetivo analizado en este artículo pertenece a la línea SP de Tamron y es una versión muy mejorada del AF 70-300mm MACRO. No es tan barato como su antecesor, pero tiene una buena relación calidad-precio. De hecho, cuesta bastante menos que las opciones de la misma focal de Canon, Nikon y Sony. Sus principales ventajas respecto a su predecesor están en la integración de un estabilizador de imagen y de un autoenfoque más eficiente. Por contra, carece de funcionalidades macro.

2. Distancia focal

El intervalo de 70 a 300 mm es uno de los más populares, debido a que brinda una versatilidad idónea para fotografía deportiva o de animales, entre otras variadas aplicaciones. Además, resulta muy cómodo poder cubrir distancias tan amplias con una sola lente.

3. Diafragma y estabilizador de imagen

La apertura de diafragma máxima es distinta según la focal. El tope está en f/4, a 70 mm, mientras que a 300 mm el valor baja a f/5.6.

El SP AF 70-300mm está equipado con el sistema VC de Tamron para la reducción de la vibración, que aporta cuatro paradas de estabilización, según el fabricante. Viene incluido en las versiones para Canon y Nikon, pero no en la de Sony, cuyas cámaras ya integran un mecanismo de este tipo. Hay que subrayar la importante mejora que, excepto en Sony, supone en comparación con el AF 70-300mm. En unidades con tanto zoom, sin un sistema de estabilización, es difícil obtener imágenes nítidas en el extremo focal largo, al menos, sin utilizar un trípode. Y, por supuesto, es un elemento muy útil en condiciones de poca luz ambiental.

El número de hojas del diafragma es uno de los factores que determinan la calidad de las áreas desenfocadas, una característica definida con la palabra inglesa bokeh. El dispositivo revisado está formado por 9 láminas y el resultado que proporciona no está mal. No obstante, se trata de un aspecto subjetivo, que depende mucho de la percepción de cada uno.

4. Diseño y construcción

El nivel constructivo es notable. La montura es metálica y hay interesantes detalles, como una escala de enfoque. El zoom está emplazado en la parte más exterior y el enfoque manual en la interior. Este último anillo tiene una buena anchura y ambos cuentan con un acabado de goma estriada. La lente también dispone de un botón para activar el estabilizador de imagen y de un selector de la modalidad de enfoque, pero carece de un mecanismo de bloqueo para evitar movimientos involuntarios del zoom.

Entre objetivos del mismo rango focal, más peso suele ser sinónimo de una calidad superior. Eso ocurre con el SP AF 70-300mm en relación a su antecesor. Pesa más, entre otras cosas, porque su óptica tiene una mayor complejidad, pues la conforman 17 elementos en 12 grupos, por el 13/9 del AF 70-300mm. Sin embargo, no es un producto pesado, ya que se sitúa en el promedio de las opciones de la misma gama.

Lateral del Tamron SP AF 70-300mm

5. Enfoque

El sistema de autoenfoque se articula a través de un motor USD (Ultrasonic Silent Drive). Aparte de ser bastante silencioso, ofrece una estimable rapidez, solventando uno de los puntos negativos del anterior modelo. Por otra parte, apuntar que el enfoque es interno, lo cual supone una ventaja si se emplean filtros polarizadores.

Para que la unidad pueda enfocar debe estar, al menos, a 1,5 metros del sujeto a fotografiar. En el AF 70-300mm, que tiene ciertas funcionalidades macro, esa distancia es inferior (0,95 metros) y la ampliación es superior (1:2 por 1:4). De todas formas, no son aspectos especialmente relevantes, considerando que no estamos ante un objetivo para macrofotografía. En realidad, el AF 70-300mm tampoco lo es en un sentido estricto.

6. Calidad gráfica

El dispositivo dispone de lentes LD y XLD para aminorar la dispersión de color y las aberraciones. Los destellos están bien controlados y lo mismo puede decirse del viñeteado. Tamron ha hecho un buen trabajo para reducir la caída de la luz.

La nitidez alcanza su punto más alto a 70 mm y una apertura de f/8. Como era previsible, es inferior a 300 mm, sobre todo en las esquinas, más que en la zona central.

La distorsión geométrica a 70 mm es casi insignificante. Aumenta en el extremo largo, pero hasta un nivel moderado. Las aberraciones, por su parte, son visibles en las esquinas e incrementan a 300 mm, aunque están razonablemente contenidas.

7. Accesorios

La unidad viene acompañada en la caja por un parasol de bayoneta, denominado HA005.

Parasol Tamron HA005

Características

  • Dimensiones: 14,2 x 8,1 cm.
  • Diámetro del filtro: 62 mm.
  • Peso: 765 g.
  • Distancia focal: 70-300 mm.
  • Apertura máxima: f/4-5.6.
  • Apertura mínima: f/32.
  • Láminas del diafragma: 9.
  • Estabilizador de imagen: sí.
  • Construcción del objetivo (elementos/grupos): 17/12.
  • Ángulo de visión: 34°-8°.
  • Motor para el autoenfoque: USD.
  • Distancia mínima de enfoque: 1,50 m.
  • Información de la distancia: sí.
  • Ampliación máxima: 0,25 x.

Compatibilidades

Es compatible con cámaras de sensores pequeños (APS-C) y full frame. Se comercializa con modelos válidos para Canon, Nikon y Sony.

Opinión final

4 estrellas

Si el AF 70-300mm es competitivo en precio, este producto lo es en cuanto a prestaciones. Constituye una sólida alternativa a las primeras marcas. En el rango de distancias en que se mueve, eso sí, no hubiera estado de más que incluyera un botón para bloquear el zoom.

Como principales ventajas hay que señalar su óptima relación entre lo que cuesta y lo que ofrece, su amplitud focal y el mecanismo que integra para reducir las vibraciones, muy importante en cualquier objetivo con tanto zoom. Además, destaca por su solidez constructiva y buenos acabados.

Última actualización de los precios: 2020-12-03